¿Qué es el Agility?

Esta modalidad canina de agilidad está inspirada en el jumping hípico y concebido para el placer y diversión del espectador, del conductor, pero sobre todo y ante todo, del perro, haciendo de esta disciplina un juego.

 

Consiste básicamente en la superación por parte del perro, sin collar y sin correa, de una serie de obstáculos muy diversos que se describen en un reglamento de carácter internacional, colocados sobre un circuito en un orden desconocido para ambos, hasta momentos antes de la competición en que se permitirá al guía un breve reconocimiento, con objeto de memorizar y planificar la estrategia a seguir en la conducción del perro.

 

Se deberá procurar guiar al perro con la mayor claridad y exactitud durante todo el recorrido, evitando presentarle en lo posible, situaciones de riesgo de penalización sobre los obstáculos o la producida por sobrepasar el tiempo marcado por el juez de la prueba. Para ello se puede utilizar todo tipo de señales visuales y sonoras como voces, palmas, etc. con la condición de no tocar voluntariamente al perro.

 

El agility es el deporte canino por excelencia, se precisa un grado alto de compenetración con este gran amigo, el perro, para poder disfrutar de esta actividad. Exige al guía una buena forma física pero a la vez un alto grado de entendimiento con el perro.